Blog

Phantom Shares: qué son y cómo funcionan

29 ago. 2016
Pixabay - office-1094826__180

En este post vamos a tratar las conocidas como Phantom Shares o Participaciones Fantasma; uno de los instrumentos más utilizados por las startup para captar talento y motivar a su equipo.

Lo primero es confirmar que las Phantom no son acciones o participaciones de la startup, no es equity, de ahí su nombre. Funcionan como un bonus por objetivos. Son derechos económicos asociados al devenir de la startup que se configuran bajo la clásica lógica de que si se cumple A, entonces ocurre B.

Las Phantom Shares encajan perfectamente con las startup o cualquier empresa que vaya a experimentar un incremento de valor en los próximos años. Son atractivas tanto para la empresa como para los beneficiarios porque ninguno de ellos tiene que soportar costes hasta el momento en el que se ejecutan. 

¿Qué ventajas tienen las Phantom Shares?

Fidelizan, mantienen o incentivan empleados clave. Fundamentalmente permiten alinear al equipo de trabajo con los intereses económicos de la startup. La clave es que las Phantom Shares vinculan el pago a los trabajadores o colaboradores por los esfuerzos ya realizados, con el momento en el que la compañía puede permitírselo. Si la empresa va bien, comparte su éxito y el equipo cobra un plus.

No es equity. El beneficiario de las Phantom no se convierte en socio de la compañía, aunque disfruta su principal ventaja: los derechos económicos. Por lo tanto, su interés se centra en que se cumplan los objetivos marcados para el ejercicio de sus derechos económicos. Además no hay dilución para los socios existentes o futuros ni se atomiza la distribución del capital lo que facilita la gestión de la startup, manteniendo el atractivo para los inversores.

Costes. Se reflejan en un contrato privado y, al no ser equity, no hay gastos obligatorios en su formalización. Los costes para la empresa se retrasan hasta el momento en el que se produce el pago.

Fiscalidad. Son potencialmente más ventajosas para la fiscalidad de sus beneficiarios que un incremento salarial o de facturación de servicios tradicional.

Forma y estructura

Al tratarse de una figura atípica, su forma resulta muy flexible y se puede diseñar de muchas maneras. Los planes de Phantom Shares pueden tener límites, opciones y escalonamientos de rendimiento. Lo habitual es establecer un calendario y una serie de condiciones que, de cumplirse, conllevan el cobro para su beneficiario de un importe determinado o determinable, como es el devengo (vesting) una vez superado un plazo mínimo inicial (cliff).

Las Phantom Shares se pueden vincular a que la compañía alcance unos determinados resultados, hitos económicos o de valoración, que se venda o se repartan dividendos, que se alcance una antigüedad o permanencia, etc. Los eventos o hitos suelen denominarse triggers (gatillo en inglés) o desencadenantes, dado que su confirmación hace que el beneficiario devengue el derecho a obtener su remuneración. Por ello, a la hora de diseñarlas es importante tener en mente las características de la startup y su objetivo en el medio o largo plazo.

Es habitual que en el Pacto de Socios se incluyan ciertas limitaciones a la hora de diseñar un plan de Phantom Shares (tipo y número máximo de beneficiarios, volumen, obligaciones adicionales…) o, incluso, que se equipare al resto de planes de remuneración especial, como las stock options o participación en beneficios.

Por último, y en cuanto a la forma, los planes de Phantom Shares suelen negociarse de forma agrupada (con un documento base de condiciones generales o term sheet e invitaciones a participar en el mismo) o de forma individual (suscribiendo un acuerdo con cada beneficiario).

Por José María Vidal, abogado de Metricson SLP

¿Necesita ayuda para preparar su plan de Phantom Shares? En Metricson contamos con un equipo de profesionales con dilatada experiencia en esta materia. Para más información, no dude en contactarnos a través del teléfono 931594620 o escribirnos a info@metricson.com.