Scroll to top
© 2017, Norebro theme by Colabr.io

Auditoría de propiedad intelectual: aumente el valor de su empresa

Resulta evidente que el valor central de las empresas tanto artísticas como tecnológicas no es otro que sus activos intangibles, es decir, su propiedad intelectual e industrial. Y, aunque resulte sorprendente, un gran porcentaje de dichas empresas -desde startups a empresas medianas y grandes- no tienen suficientemente cubierta la protección de lo que constituye el núcleo de su negocio.
Puede que en un inicio no tener estructurada y bien atada la propiedad intelectual no suponga un inconveniente para una empresa; sin embargo, es muy frecuente que los problemas aparezcan en el momento de vender la empresa, buscar financiación o afrontar reclamaciones civiles e incluso penales de terceros, personal empleado o trabajadores externos.
Si usted confía realmente en su negocio y en sus posibilidades de crecimiento, debería prevenir estos problemas sometiendo a la empresa a una auditoría de propiedad intelectual.

¿En qué consiste?
Una auditoría de propiedad intelectual consiste en un proceso de identificación y documentación de todo el patrimonio intangible que posee, utiliza o ha obtenido una empresa (por ejemplo, marcas, nombres de dominio, diseños, software, obras…).
Con ello, además de poder organizar y documentar adecuadamente la totalidad de la propiedad intelectual de la empresa, se hace posible identificar riesgos, detectar elementos de PI infrautilizados y mejorar la gestión de los mismos minimizando gastos y maximizando beneficios.
Asimismo, una de las claves de este proceso consiste en que permite identificar elementos de propiedad intelectual que no han sido correctamente cedidos por contrato (por ejemplo, respecto a trabajadores externos o empleados, que frecuentemente no ceden adecuadamente los derechos de PI a las empresas) y, consecuentemente, proponer soluciones.
Detectar a tiempo los riesgos asumidos por una mala gestión de la propiedad intelectual es imprescindible: créanos que en cuanto su empresa busque una inversión sustancial es muy probable que usted no quiera ir a llamar al timbre del amigo que le diseñó la marca para pedirle por favor que le ceda gratuitamente por contrato los derechos sobre la misma.

¿Cuáles son sus beneficios?
– Permite blindar jurídicamente la inversión realizada para desarrollar el negocio.
– Aumenta el valor de la empresa.
– Asegura que la empresa no infrinja derechos de titularidad ajena ni la legalidad vigente.
– Reduce riesgos en el proceso de desarrollo del negocio.
– Mejora la gestión de los activos intangibles: se minimizan gastos y se aumentan los beneficios.

¿Qué incluye una auditoria de PI?
En resumidas cuentas, podemos afirmar que una auditoría deberá incluir:
-Definición de la titularidad de todos los activos intangibles y revisión y corrección del régimen contractual de los mismos.
-Revisión y en su caso corrección de los contratos laborales de los empleados.
-Examen de la legalidad de los elementos de PI, verificación de que los mismos no infringen derechos de terceros.
– Revisión de los nombres de dominio y adopción de un mecanismo de control de los mismos para evitar conflictos con marcas o signos distintos.
-Análisis de las imágenes, sonidos, software u otros elementos que pertenezcan a terceros. Comprobar las licencias correspondientes.
-Asegurar la titularidad de aquellos activos desprotegidos (solicitud de marcas, patentes, diseños o asientos en el Registro de Propiedad Intelectual, watermarkings de imágenes, líneas rem o líneas inocuas en software….).

¿Cuándo iniciar el proceso de auditoría?
Lo ideal es comenzar la auditoría desde la planificación y gestión del proyecto, haciendo de ella un procedimiento presente a lo largo de la vida de la empresa. El acompañamiento de un abogado en todo el procedimiento de desarrollo de negocio permite un óptimo blindaje de la propiedad intelectual y minimiza riesgos.

Sin embargo, igualmente resulta de vital y urgente importancia para empresas medianas y grandes que no hayan llevado a cabo auditorías previamente. Contratar a un abogado para la redacción de contratos puntuales de propiedad intelectual es una decisión inteligente, pero tan solo una visión por parte de dicho abogado de la totalidad de los activos intangibles de la empresa va a permitir mejorar los procedimientos de gestión de la PI y eliminar riesgos.

En Metricson tenemos dilatada experiencia en la gestión de la propiedad intelectual. Si desea asesoramiento sobre gestión y protección de sus activos intangibles, no dude en contactarnos.

Por Carlota Corredoira, abogada de Metricson especialista en derecho digital y propiedad intelectual.

Related posts

Chat Metricson