Scroll to top
© 2017, Norebro theme by Colabr.io

Internet of things: ¿merece la pena invertir en una patente?

Como explicamos anteriormente, en muchos casos proteger un software mediante patente en Europa es posible. Como consecuencia de ello, cualquier negocio que explore el terreno del software o del Internet of Things debe plantearse si es conveniente proteger su producto mediante patente.

La respuesta definitiva a esta cuestión dependerá de las circunstancias concretas de lo que queramos proteger y, por ello, será necesario hacer un análisis caso por caso. En líneas generales, es imprescindible tener en cuenta que el hecho de se opte por proteger mediante patente no implica en ningún caso que se pierda la protección que confiere el derecho de autor, sino que ambas coexistirán.

Lo cierto es que la principal razón por la que puede resultar sumamente conveniente optar por una patente es que la protección por vía del derecho de autor solamente abarca la expresión literal del software (líneas de código fuente u objeto, manuales…), quedando totalmente desprotegidos elementos como son la funcionalidad y las ideas subyacentes. Sin embargo, una patente sí otorga protección a la funcionalidad de la invención, lo que en lenguaje llano quiere decir que queda protegido lo que hace el producto, que en muchas ocasiones es económicamente muy valioso y fundamental para el desarrollo del negocio tecnológico. Imaginemos, por ejemplo, cualquier empresa dedicada al Internet of Things: su valor no reside meramente en las líneas de código que ha desarrollado, sino en la función técnica que realiza su producto.

A la hora de decidir si es conveniente realizar la inversión que supone solicitar una patente es importante conocer la protección que ya tendremos por la vía del derecho de autor para decidir si es o no suficiente. Dicha protección es automática por el mero hecho de haber desarrollado un software (lo que quiere decir que no es necesario realizar ningún tipo de papeleo o registro) y abarca, como decíamos, el código del programa, así como los manuales de uso, la documentación técnica y el material preparatorio. Sin embargo, a pesar de no ser necesario, es conveniente para lograr una protección efectiva registrar el software en el Registro de la Propiedad Intelectual, lo cual entraña varias dificultades burocráticas. Asimismo, el titular de un derecho de autor tiene un período de protección, que dura, por lo general y en España, toda la vida del autor más 70años tras su muerte.

Lo que concede la patente es una protección adicional respecto a la del derecho de autor que acabamos de mencionar, abarcando la funcionalidad y las ideas subyacentes del software. La protección por vía de patente otorga al titular de la invención el derecho exclusivo a explotarla. Esto se traduce en la facultad de realizar negocios con ella monetizándola (vender la patente, explotarla por medio de licencias…) y el derecho a prohibir que competidores desarrollen y comercien con la misma invención.

En definitiva, la resolución a la pregunta que planteamos ha de encontrarse analizando qué es lo que efectivamente se desea proteger, para qué y con qué alcance, en conjunción con el modelo de negocio de la empresa en cuestión. Debido a la elevada complejidad del tema que tratamos, resulta imprescindible contar con asesoramiento especializado al respecto.

En Metricson contamos con un equipo de profesionales con dilatada experiencia en la protección jurídica del software. Si desea asesoramiento sobre la posibilidad de patentar su programa de ordenador, no dude en contactarnos.

Carlota Corredoira, abogada en Metricson, especialista en Derecho Digital y Propiedad Intelectual

Related posts

Chat Metricson