Scroll to top
© 2017, Norebro theme by Colabr.io

¿Por qué es tan importante contar con un programa de Compliance penal?

La necesidad de implementar un programa de Compliance sólido no debería ser percibido por una empresa como una carga que soportar, sino como una oportunidad de negocio con la que lograr tanto eliminar los riesgos penales por la comisión de delitos en el seno de la compañía, como consolidar su buena reputación en el mercado y obtener ventajas competitivas frente a otros.
Y es que ser un empresario socialmente responsable no sólo mejorará la percepción de terceros sobre su empresa, sino que le permitirá acceder a la eximente de responsabilidad penal de la persona jurídica del Código Penal, siempre y cuando tenga correctamente implementado un buen sistema de prevención de delitos.

El camino para alcanzar la exención penal ha quedado pavimentado por la Circular de laFiscalíaGeneral del Estado, sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas, que nos ha permitido definir con claridad los pasos que una empresa debe dar en la implementación de su modelo de Compliance. Lo primero que debe saber todo empresario es que la obtención de la exoneración completa de responsabilidad o bien de tan solo una exoneración parcial dependerá del correcto desarrollo de dicho modelo de prevención penal, por lo que le recomendamos ponerse cuanto antes en manos expertas.

¿Qué debe incluir un programa de Compliance?
Tras un minucioso análisis por parte de un abogado experto en cumplimiento normativo de las distintas áreas de la empresa, que ha de incluir entrevistas a las personas claves en la organización de la misma, ha de realizarse una política o documento que describa con detalle todos aquellos aspectos que permitan definir, prevenir y reaccionar frente a la comisión de delitos por parte de la empresa, sus directivos, sus empleados o colaboradores. En este artículo exponemos los puntos clave a desarrollar en dicha política de la empresa.

Un último paso hacia la exoneración de responsabilidad
Sin embargo, como remarca la Circular de la Fiscalía previamente citada, no es suficiente con establecer un modelo de organización y gestión a través del programa de Compliance, sino que el mismo debe implementarse correctamente en la práctica. Se trata de que se traduzca en el día a día de la empresa en una verdadera cultura ética corporativa, de modo que influya en la toma de decisiones tanto de empleados como de directivos.
Para lograr esto, es fundamental establecer vías de control y hacer un seguimiento escrupuloso del cumplimiento del programa de Compliance. Es importante también trasladar la ética del programa de Compliance a todos los trabajadores, de modo que conozcan la política de la empresa; un modo eficaz de lograr esto es a través de la realización de ciclos didácticos por parte de profesionales de Compliance para formar a los empleados.

Seguimiento y actualización
Toda empresa es un ente vivo que se transforma, crece, se readapta y cambia sus ciclos. Por ello, a lo largo de la vida de una empresa los delitos con riesgo de ser cometidos y las necesidades de control de las áreas o departamentos no permanecerán inalterados.
La necesidad de hacer un seguimiento continuo de la vida de la empresa y de adaptar en consecuencia el plan de Compliance a la realidad de la misma son elementos claves a la hora de lograr una eximente total de responsabilidad en caso de que se cometa un delito en el seno de la compañía. Por ello, realizar una auditoría y una readaptación periódica del plan de la política de Compliance se convierte en un aspecto esencial sin el cual dicha política se convertiría en papel mojado.
Si desea adquirir una base más amplia sobre la correcta aplicación y el contenido de los planes de compliance, le recomendamos que se descargue la Guía gratuita que hemos preparado a tal efecto.

Compliance en empresas pequeñas
A pesar de que las empresas pequeñas o startups necesitarán también un programa de Compliance completo e implementado si no quieren ver su negocio peligrar, las empresas de reducido tamaño tendrán más fácil demostrar su compromiso ético que las grandes corporaciones. Por tanto, las exigencias anteriores serán más suaves en caso de que las empresas sean de reducido tamaño.

Por Carlota Corredoira, abogada de Metricson, especialista en derecho digital y propiedad intelectual.

Related posts

Chat Metricson